¿Sabes la diferencia que existe entre ser un/a consumidor/a consciente o no serlo?

En la actualidad cada vez se está poniendo más en evidencia que los patrones de consumo actuales están llevando a una crisis social y medioambiental a nivel mundial. Estos se han creado con la firme convicción de que el desarrollo de nuestra sociedad se sustenta en un alto nivel de consumo y producción, en los cuales importa el resultado pero no el proceso. La mencionada crisis medioambiental ha traído nefastas consecuencias como: la contaminación atmosférica o contaminación del suelo.

Este corto video de Steve Cutts refleja esta problemática:

Otra estrategia de consumo

La estrategia de consumo responsable, consciente y transformador toma como punto de partida el poder de las personas consumidoras para cambiar el sistema a través de patrones de consumo más alternativos y sostenibles.

Ser un consumidor consciente, implica adquirir una capacidad crítica en los bienes y servicios que consumimos diariamente y comenzar a hacernos preguntas sobre los mismos. Por ejemplo, acerca de la verdadera necesidad de obtener ese bien o servicio, el origen, el modo de elaboración o el envasado del mismo. Esto implica pasar de ser un consumidor pasivo a un consumidor activo con comportamientos o hábitos responsables en las compras que habitualmente realizamos. En definitiva pequeños gestos la rutina diaria para apostar por un desarrollo más sostenible de nuestra planeta.

¿Te gustaría conocer más sobre que puedes hacer para ser un consumidor consciente?

Mantente atento/a a las próximas publicaciones en nuestro Facebook y Página Educacional.

Autora: Sandra Clemente. Trabajadora Social.  Máster en Educación Para el Desarrollo.