Las cooperativas en Chile no son nada nuevo. Puede que hayas visto recientemente en la televisión los comerciales de COLUN y CAPEL, no obstante, en nuestro país las cooperativas se remontan al siglo XIX.

En 1887, en la ciudad de Valparaíso surgen las primeras cooperativas de consumo llamadas “La Valparaíso” y “La Esmeralda”, a partir de la Sociedad de Socorros Mutuos de la Unión de Tipógrafos, institución creada en 1853 por el movimiento obrero. Posteriormente, en 1904, surgió la Cooperativa de Consumo de los Trabajadores de Ferrocarriles del Estado, promovida por el Estado e impulsada por los trabajadores. Entre 1904 y 1924, se registraron 40 sociedades cooperativas en distintos sectores, primando las de consumo.

Si bien las cooperativas continuaban surgiendo, no fue hasta el 30 de septiembre de 1924, que se promulga la primera Ley de Cooperativas (Ley N°4.058) y en 1927, se crea el Departamento de Cooperativas (DECOOP) dependiente del Ministerio de Fomento. En 1965 se crea la Comisión Nacional Coordinadora de Cooperativas, compuesta por funcionarios gubernamentales y representantes del movimiento cooperativo y el Departamento de Desarrollo Cooperativo del Servicio de Cooperación Técnica (SERCOTEC). Además, en esta época surgieron dos organizaciones cooperativistas de gran importancia: el Instituto de Financiamiento Cooperativo (IFICOOP, 1964) y la Confederación General de Cooperativas de Chile (CONFECOOP). Paulatinamente, el cooperativismo continuó su expansión y en los años sesenta incluso alcanzó al ámbito universitario: en la Universidad Católica de Chile se creó el Instituto de Estudios Cooperativos (1965) y la Universidad de Chile implementó la Carrera de Técnico en Cooperativas (1968). Spoiler: Ni el instituto ni la carrera existen actualmente.

Durante el gobierno de Salvador Allende el cooperativismo no formó parte de las prioridades de gobierno, no obstante continuó su crecimiento. Al contrario, durante la dictadura militar, el movimiento cooperativo involucionó producto de las medidas de represión, eliminación o control de los movimientos populares. A su vez, la implementación del modelo neoliberal, la crisis económica de 1975 y luego de 1982 provocaron que el cooperativismo se reformara en dos corrientes: quiénes priorizaban su dimensión económica e inserción al mercado en medio de la liberalización económica, y quiénes ponían como foco la recuperación de las relaciones con movimientos cooperativos internacionales e integrarse al proceso de retorno a la democracia.

Actualmente el sector cooperativo se ha caracterizado por su autonomía, crecimiento constante y un gradual interés por parte del Estado con enfoque en la fiscalización y formalización de cooperativas.

 

¿Cooperativas 2.0?

En Chile, según el Boletín de Estadísticas Nacional 2017, existen 3.302 cooperativas, las cuales asocian 2.906.976 socias/os. La mayor cantidad de cooperativas habitan en la regiones: Metropolitana (27,2%), Valparaíso (12,3%), Araucanía (9,8%) y Bío Bío (9,8%). Y su participación en el sector económico corresponde principalmente a: Servicios (1.487), producción y trabajo (543), campesinas (502) y agropecuarias (385). Desde el año 2005, la constitución  de cooperativas ha crecido en un 70% a la fecha.

 

Tipos de Cooperativas

A nivel mundial, las cooperativas aportan en la construcción de sociedades sostenibles y resilientes. Por ejemplo:

  • Cooperativas agrícolas: Trabajando para mantener la longevidad de la tierra que cultivan, mediante prácticas sostenibles.
  • Cooperativas de consumidores: Apoyando las fuentes de abastecimiento sostenible de sus productos y educando a las y los consumidores acerca del consumo responsable.
  • Cooperativas de vivienda: Garantizando el acceso a viviendas seguras y asequibles.
  • Cooperativas de ahorro y crédito: Contribuyendo a la estabilidad gracias a su proximidad con sus clientes, brindan acceso a financiamiento a nivel local y están muy extendidos incluso en áreas remotas.
  • Cooperativas de servicios: Posibilitando el acceso a la energía y el agua en el medio rural y muchas de ellas se dedican a liderar la transición hacia la democracia energética.
  • Cooperativas de trabajo: Proporcionando bienes y servicios de manera eficiente, a la vez que crean empleos sostenibles a largo plazo, de forma cada vez más amigable con el planeta.

Finalmente, las cooperativas se presentan como una alternativa para los millones de personas que ven disminuir su nivel de vida, donde se hace hincapié en las y los socias/os y donde las personas son posicionadas como sujeto y no como objeto. Así pues, la cooperativas corresponden a un espacio donde el motor de desarrollo se basa en la solidaridad, pues de este modo se consigue la seguridad colectiva.

 

BIBLIOGRAFÍA

  • Declaración de la Alianza por el día internacional de las cooperativas 2018. 2018. Cooperativas de las Américas.
  • El cooperativismo en Chile. 2014. Ministerio de Economía.
  • Entidades de la Economía Social: Panorama Nacional. 2017. División de Asociatividad y Economía Social.
  • La cooperativa una alternativa. 2011. Gilberto Calderón.